Cómo crear un "híbrido" (de ladrerete)

ABS

Tras leer el artículo sobre la paulatina desaparición de las "bestias", pudimos apreciar de una manera clara, por qué se produjo la llamada revolución de los híbridos, en la cual las bestias dejaron de tener la importancia pasada en las selecciones ABS. Los híbridos tomaron su relevo con resultados óptimos finalmente. Pero, ¿es difícil crear un jugador hibrido para la selección?


Primero un jugador tiene que “nacer” con un potencial (habilidades, tanto principales como secundarias, especialidad útil). Este le podrá valer para jugar con la selección U20Ver? de su país, si bien hay jugadores que por edad, pueden perder todas las opciones para jugar en dicha selección, ya que por sus días pueden perderse el participar parcialmente o íntegramente un mundial, pero pueden ser validos para poder ser futuros seleccionables de la absoluta.


Todo sigue un plan realizado por el staffVer? de esa selección, el cual normalmente es individualizado para cada jugador, según las características de base de este, y las necesidades en los puestos que se deben de cubrir.
Es lo que llamaríamos una especialización en las posiciones, ya que hay distintos tipos de extremos, o de defensas. (Puede haber una especialización en el ataque o el medio del campo en los primeros, mientras que en los segundos dicha especialización podría producirse en especialistas del CAVer? o en el aporte al medio).


La hibridación de un conjunto garantiza una variedad táctica sin comparativos. Gracias a este tipo de jugadores el abanico táctico es inmensamente mayor para el seleccionador.
Una vez terminados de “explicar” los grandes beneficios tácticos de un equipo hibrido, retomamos la pregunta inicial que nos hacíamos al comienzo del hilo, ¿Cómo crear un hibrido?


El plan es diseñado desde que el jugador tiene poca edad, pero un potencial predeterminado alto. El proyecto suele seguir los siguientes pasos:


1- El jugador entrenara su habilidad principal hasta los 21 años, (hablaremos de una manera aproximada, ya que el entreno de cada jugador puede tener un cariz distinto).
Este será el comienzo de formación del futuribleVer?. Podrá tener un futuro U20, ABS o de ambas. Sería muy beneficioso para el futurible, tener cabida en la primera de esas selecciones, debido a la experiencia ganada en esos partidos de mundial. Pero el ser U20 puede llegar a tener un pero. Este es el entreno de general al que se le deberá someter en los partidos importantes y que le podrá hacer perder cierto nivel con los competidores que no lo lleguen a jugarlo.
Se deberá de dejar al posible seleccionable en un nivel de principal cuyo salario sea sostenible. Nunca el salario será un lastre para el manager, ni le deberá acarrear dificultades económicas en el presente o en el futuro.
Los niveles dependerán de la habilidad principal en cuestión, los delanteros se quedarían en sobrenatural, inners y defensas titánicos/extraterrestres, los porteros deberían establecerse en mágico como mucho, mientras que los extremos podrían llegar hasta mitico/mágico.


2- Una vez finalizada la primera parte comienza la hibridación propiamente dicha del futurible. Crearemos el jugador en base a una serie de circunstancias, (necesidades en esos momentos, habilidades secundarias de base, etc.)
El entrenamiento de secundaria debería de llegar hasta una edad mínima de 25 años.


3- Este puede ser el momento más difícil tanto para el staff como para el manager del jugador en cuestión. Dependiendo de la competencia en su puesto, sus posibilidades y otros acontecimientos se decidirá si el jugador prosigue con el entreno de secundaria o bien, si vuelve al principal.

Finalmente el jugador cuando cumpla los 27 años debería de estar preparado para entrar a formar parte en la selección. Le servirá para coger experiencia, la cual será importante al final de su etapa. Ese será su sprint final, y gracias a las reducciones de salario que se ofrecen a los jugadores internacionales, deberá de terminar de entrenar la habilidad principal, aunque gracias a esto, la sostenibilidad económica está asegurada.

A los 28 o 29 años el jugador en cuestión estará completamente formado para poder jugar la importantísima fase final de un campeonato mundial y podrá ser catalogado como un hibrido de selección.

Todo esto sería imposible sin la gran labor que desempeñan los staffs de las selecciones y sobre todo sin managers comprometidos como los que tenemos aquí, EN ESPAÑA. Gracias a todos ellos.


La gran competencia que existe en la selección hace que muchas incorporaciones sean más tardías o que grandísimos híbridos finalmente se queden a las puertas de esta, pero los esfuerzos de esos managers tampoco son en vano.

Ya que gracias a ellos la competitividad es mayor con todo lo bueno que esto conlleva. Si no existiera esta seriamos una selección más mediocre en todos los términos.

Especial agradecimiento a Raimundo por la ayuda en la elaboración del dossier.

RSS IHT