¡Pudo ser peor!

U-20

España se llevó un punto en un partido que se puso muy pero que muy cuesta arriba, pero que al final se pudo empatar y seguir teniendo las máximas opciones de pasar a la siguiente ronda. El choque, disputado en el Ruud Van Nistelrooy Stadium congregó a 59.040 espectadores.

España apostó por una 4-5-1 jugando al contragolpe, mientras que Bulgaria obtuvo un planteamiento muy defensivo jugando 5-3-2 y también a la contra. Tras esto, se esperaba un partido cerrado, sin apenas ocasiones y con menos goles aún.

Sin embargo, traspasado el cuarto de hora del choque, Bulgaria iba a aprovechar su primera contra en pies de Bogomil Pishev. Poco después apareció confusión en la táctica búlgara que provocó optimismo en los espectadores españoles que seguían el encuentro, pero nada más lejos de la realidad; Bulgaria aprovechó su segundo contragolpe por medio, una vez más, del jugador del Bufeli & Papagali United, 0-2 y la gente se llevaba las manos a la cabeza.

A la media hora estuvo muy cerca de llegar la sentencia definitiva en dos ocasiones, pero por primera vez en todo el partido, Bulgaria se mostró humano y falló alguna ocasión.

Al descanso el 83% del balón favorable a la U20Ver? Española dejaba a todo el mundo preocupado sabiendo que pese a tener el partido totalmente controlado (en lo que al centro del campo se refiere), no se había reportado ni una sola ocasión favorable a la roja.

Las tácticas de los equipos sufrieron una nueva confusión nada más reanudar la segunda mitad, cosa que finalmente benefició a España, la cual logró acercarse en el luminoso gracias al tanto de Alejandro Estaña a los 59 minutos.

España seguía por detrás en el marcador y ya habían transcurridos dos tercios del partido, por lo que el mister decidió potenciar la línea izquierda de la selección dándole órdenes a Zúñiga de que subiera cada vez que pudiera.

El autor del tanto falló el empate en el 62’. Bulgaria sufrió la tercera confusión del choque a 18 minutos para el final. Fue entonces cuando el mister búlgaro decidió hacer un cambio cuanto menos discutido. Sacó del campo al mejor jugador hasta este momento, Bogomil Pishev, y dio entrada a Kiril Kunev modificando la táctica de 5-3-2 a 5-2-3, las ocasiones para el equipo español iban a aumentar con este cambio. Así mismo, sus ataques iban a ser más poderosos por el centro y bajarían considerablemente en las bandas al poner a los delanteros en normal.

Tanto cambio puso nervioso a Valentin Shushkov que regaló un balón en la luna del área a Josep Tolós, éste no lo desaprovechó y volvió a poner la igualada, 2-2. El autor del tanto en el 76’ y Zúñiga en el 78’ dieron a España dos oportunidades más para hacerse con el partido, mientras que a cinco minutos del final llegó un nuevo contragolpe de Bulgaria que Bozhilov no acertó a meter en la portería.

Al final un empate con sabor agridulce que servirá para no confiarse en los dos partidos que faltan.

RSS IHT