España U-20 pasó a la 4ª liguilla

U-20

Siguiendo el ejemplo de la roja de la vida real, la selección española venció el pasado viernes a Argentina, una selección sudamericana que al contrario que la de la vida real, ve su punto fuerte en las líneas del centro del campo y la defensa, en detrimento (por irónico que parezca) del ataque.


El estadio elegido fue el Persian Gulf y asistieron 63.663 espectadores.
La U-20Ver? española saltó al campo con una 4-5-1 tratando de abortar todas las ocasiones de los sudamericanos con una gran defensa y el máximo centro del campo posible.
Argentina tuvo un planteamiento bastante parecido al nuestro, también usando un 4-5-1 y presionar, sin embargo su ataque no aprovechó las ocasiones que tuvo, cosa que si logró hacer España en dos ocasiones.
El partido fue aburrido hasta decir basta y lo primero reseñable fue una dura entrada de Ángel Tulio Walter, correspondido con una tarjeta amarilla.
Argentina falló su primera y única ocasión de la primera mitad en el minuto 36, mientras que España aprovechó la suya a los 44 minutos por medio de Eduardo Rivero Sánchez por la banda derecha.
Y con un 54 % de posesión a favor de la albiceleste se llegó al descanso.
En la reanudación destacaron los cambios tácticos de las dos selecciones que trataron por su parte de mejorar o mantener lo que estaban viendo.
Argentina renunció a parte de su centro del campo y de su defensa para reforzar su ataque, pero no le dio resultado y como sucediera en la primera mitad, hubieron tan solo dos ocasiones reseñables, la primera fue fallada por los sudamericanos en el 59 y en el 67 España volvería a aprovechar su oportunidad con el definitivo 2-0 tras el tanto, una vez más, desde la banda derecha (el gol fue de David Velázquez).
Entre medias de las dos ocasiones llegó la lesión de Mariano Zúñiga, que sin embargo podrá jugar la próxima jornada.
Tras el tanto el encuentro cayó en picado y fueron unos largos minutos de la basura en el que ninguno de los dos equipos quiso realizar más esfuerzos.

 

Y llegó el 2º partido...


España dio un golpe sobre la mesa al pasar literalmente por encima de Bosnia y Herzegovina en la segunda jornada de esta fase. La clasificación ya está en la mano y ahora toca refrendar la primera plaza en la última jornada.
Nuevamente, el choque se disputó en el Persian Gulf y asistieron 74.307 espectadores.
España jugó inicialmente con una 4-5-1, repitiendo así pues con la formación que ganó a Argentina.
Bosnia fue mucho más defensivo todavía y prefirió esperar atrás y aprovechar algún contragolpe. Esto se demostró en el 5-4-1 con el que salió al terreno de juego.
Ambos planteamientos también conllevaron una pobre imagen en lo que la cantidad de ocasiones se refiere, sin embargo estuvo bastante mejor que el choque contra Argentina.
La primera ocasión fue favorable a Bosnia a los 19 minutos de juego, fue una jugada por el centro tras un rápido contragolpe que erró Zoran Novicic.
España no llegaba y eso provocó que a Pablo Las Heras Sáenz se “le fuera un poco la cabeza” a los 25 minutos haciendo una dura entrada que lastimó a su rival y fue sancionada con tarjeta amarilla.
Pero una vez más la primera ocasión española sería materializada y en eso tuvo mucho que ver Eduardo Rivero Sánchez que materializó un cabezazo tras un fantástico córner.
Antes del final, Bosnia gozó de una nueva oportunidad para intentar la igualada pero Nidal Sibincic no estuvo fino en la definición.
La gran eficacia de la roja, sumada a la poca puntería de Bosnia provocó que Pavel Koracevic perdiera los papeles y cometiera una entrada brutal que lesionó a David Velázquez y al igual que antes, dejara otra fea entrada en una simple cartulina amarilla.
El futbolista español tuvo que ser sustituido y en su lugar entró Paulo Ruiz Mejía.
Al descanso se llegó con un porcentaje de posesión favorable a España con el 63%.
La segunda mitad parecía de puro tanteo hasta que en la siguiente jugada de peligro, la roja iba a marcar el 2-0 en una jugada por la banda derecha transformada en gol por Pablo Las Heras Sáenz.
A partir de ahí el partido cambió totalmente, España bajó sus líneas considerablemente y diez minutos después del gol comenzó a mover el banquillo tratando de mantener la posesión, especialmente tratando de tener más aún la posesión del balón y solidificando la zaga.
Bosnia, por su parte, realizó los tres cambios en los minutos del 69 al 73 y éstos, consistieron básicamente en pasarse a la 4-4-2 y tratar de concentrar los ataques por la única banda potable del equipo bosnio.
Tras todo este recital de cambios tácticos y técnicos por parte de ambos equipos, el partido llegó a su fin con un gol de libre indirecto transformado por uno de los mediocentros españoles haciendo el definitivo 3-0.
Para más “inri”, Bosnia iba a fallar su tercera ocasión de la misma manera que las dos anteriores, fallando un contragolpe por el centro.
El partido ante Noruega podría ser como el ya comentado ante Túnez en la última jornada de la ronda anterior.

 

Para terminar con el colofón...

Una vez clasificada España y eliminada Noruega, parecía evidente que el resultado del último partido no sería muy distinto del que finalmente se produjo. Dicho y hecho. Noruega decidió desconvocar a sus jugadores habituales para dar experiencia a jugadores del próximo Mundial.

Siendo así, España consiguió endosar hasta 10 goles a un rival que parecía un sparring con el cual preparar formaciones y dar experiencia a jugadores con vistas a la importantísima 4ª liguilla que comienza hoy mismo. Fue un partido sin más historia que la de haber conseguido una de las mayores goleadas de la histonia de nuestra selección. Como aspecto negativo, la lesión de Pep Barberà, aunque a esta hora, con 15 minutos jugados del 1er partido de la 4ª liguilla, asthur pudo ya contar con él, pues se recuperó a tiempo de su lesión y actualmente juega de titular en el partido que España ha comenzado perdiendo ante Argentina. Esperemos que España consiga remontar y os podamos traer buenas noticias en 7 días.

Ahí estaremos...

RSS IHT